La tecnología Blue Safe  permite una protección de la luz azul que nos llega a nuestros ojos cada vez que utilizamos dispositivos electrónicos, ya sea a través de un móvil, una tablet, o incluso por la exposición a luces artificiales tipo led. Además, no repercute para nada en la transparencia que ofrece la lente graduada; estas van a seguir teniendo una calidad de transparencia y de nitidez.

 

Es un tratamiento que no se nota y que protege de esa luz visible que nos llega hasta la retina, y de la que nos tenemos que proteger porque cada vez pasamos más tiempo ante aparatos electrónicos.

Está aconsejado para cualquier edad; ya sean niños, adultos, gente que utiliza poco el ordenador pero que si que utiliza mucho el móvil… En definitiva, todos los que estén expuestos a un entorno habitual de aparatos electrónicos.