Con cierta frecuencia aparecen por nuestro Centro Auditivo personas descontentas con la tecnología. Y es que su costosísimo audífono digital le transmite pitidos o volúmenes desagradables y, en general, les resulta incómodo. Nosotros lamentamos ser así de claros: probablemente el problema no esté en el aparato, sino en su ajuste. La buena noticia es que no necesitas un nuevo audífono y que el problema se resuelve con facilidad.

Audífonos digitales: pequeñas maravillas que deben ser programadas

Desde que la tecnología digital se impuso en nuestras vidas, los audífonos han dado un gran salto de calidad. Hasta los equipos más básicos tienen un rendimiento extraordinario, porque, en cada marca, toda la gama utiliza prácticamente el mismo microchip de base. Luego, a medida que se va ascendiendo en la categoría, se pueden tener prestaciones realmente asombrosas.

Pero el equipo, por muy bueno que sea y mucha tecnología que lleve incorporada, no lo es todo: necesita estar bien ajustado para atender a las necesidades de la persona que lo va a utilizar. Y el ajuste consiste, precisamente, en conseguir que cada aparato sea capaz de responder perfectamente a los problemas que ha detectado el audioprotesista en su estudio previo (en este artículo puedes leer cómo se hacen estos análisis).

Cada vez que se programa o ajusta un audífono se incorpora al equipo un perfil personalizado único: los sonidos fuertes o suaves, la propia voz, el sonido ambiente… y ese es un trabajo delicado que requiere tres cosas: un buen software, un poco de paciencia y mucho oficio. Y el director de nuestro centro audiológico, Ricardo Esteve y su equipo, cuentan con esos tres elementos.

Reprogramar el audífono o cambiar el perfil. Incluso de forma remota

Lo habitual es que el mismo centro audiológico que vende un equipo se ocupe de programarlo y posteriormente de realizar los ajustes que sean necesarios. Es lo que hacemos nosotros. Pero no todos los técnicos tienen la misma pericia y, en ocasiones, nosotros reprogramamos, ajustamos o mantenemos audífonos que no hemos vendido, consiguiendo que una persona mantenga ese audífono y se sienta confortable con él.

También nos ocupamos de revisar periódicamente los audífonos de nuestros pacientes. De hecho, les aconsejamos que vengan a visitarnos cada tres meses porque así comprobamos cómo van tanto su audición como su equipo. Y hacemos los ajustes necesarios. En ocasiones, porque su perfil de audición ha cambiado y otras veces porque en el uso diario, el equipo ha sufrido alguna alteración.

Cuando solo hay que volver realizar un ajuste en el audífono con un perfil que ya tenemos en nuestra base de datos, esta asistencia puede ser a distancia, sin necesidad de que la persona se desplace a nuestro centro audiológico. Lo hemos hecho muchas veces durante la pandemia. Y lo hacemos con personas muy activas que, ocasionalmente (por viajes, por ejemplo) necesitan reajustar su perfil a las nuevas circunstancias.

¿Cuál es tu caso? Puedes consultarnos en Alcocer Centro Audiológico de Quart de Poblet, calle Trafalgar 16. Estamos a solo 10 minutos del centro de Valencia en metro o con parking gratuito si prefieres venir en coche.